colabora con nosotros, aliméntanos.
envía tus textos, fotografías, enlace a tu blog y forma parte de Hemingway nunca estuvo aquí:

hemingwaynunca@gmail.com

domingo, 10 de junio de 2012

Fuimos plantas - Esther Aguirreche Domínguez



Esther Aguirreche Domínguez (1990, Zamora), está terminando la carrera de Psicología en la Universidad de Salamanca. Intenta poner en su vida más noches que días y son las palabras quienes la mantienen despierta. En su blog describe las incoherencias del mundo en forma de delirios de libre interpretación



No sé si nos estamos moviendo
o simplemente es la desnudez
la que nos hace crecer
e inusitar el camino siendo plantas,
flores por polinizar
vibrantes de sexo.

No sé si estamos dentro de un sueño
o las pastillas ya hicieron efecto
justo en el reverso de la noche.
Quizás eran hormonas
o un extracto de polen con el que creímos florecer,
con el que creímos medir cuatro metros,
y vislumbrar nuestra huella
rozando la memoria de alguien,
influenciando con su perenne legado
a una familia de hormigas,
a un ratón tuerto
o a un colibrí huérfano de padre.

No sé si eso es sangre,
pero tus párpados están planos,
vacíos,
estáticos,
y yo sigo siendo planta,
mientras que tú mutaste
en el pestañeo del amanecer,
justo cuando algún lugareño
violaba tu esencia
y te asfixiaba las hojas
en la profunda hipnosis que me produce
el traqueteo del despertar de las aves.

Dime algo,
tengo más pastillas,
más polen,
más vida.
Tengo todo excepto un acompañante,
y sola no puedo,
sola dejo de creer
que no nos rodean
sólo imposibles irresolubles.
Dejo de creer
en la fecundación de las almas.

22 comentarios:

  1. Me ha gustado incluso más que la primera lectura. Esa obsesión por lo vegetal, por la vida, por la muerte...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Proliferación de un verdor impactante...encantador, doña...

    ResponderEliminar
  3. Serían hormonas o el polen o la misma vida que nos hace temblar ante la magnifencia de una planta que se poliniza sin tanto miramiento.

    Este poema es uno de los que más me gustan.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Jo, qué bonito, E. Suena como la armonía violentada de "Noche transfigurada" de Schönberg.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Un poema hermoso, tierno y rotundo. Engrandece con las lecturas.

    ResponderEliminar
  6. "y yo sigo siendo planta,
    mientras que tú mutaste
    en el pestañeo del amanecer,
    justo cuando algún lugareño
    violaba tu esencia
    y te asfixiaba las hojas
    en la profunda hipnosis que me produce
    el traqueteo del despertar de las aves." Suspiro y muero... me dejas sin palabras... estoy de acuerdo con Juan Antonio suena como la noche transfigurada de Schönberg ;)

    ResponderEliminar
  7. Esther rima con Amanecer.
    Poesía rima con psicología.
    Y tus poemas riman con mi delirio.

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. Aun en otros mundos seguiremos siendo naturaleza, en otras dimensiones te acomodas...

    ResponderEliminar
  9. Una poeta como la copa de un pino.
    Absolutamente recomendable leer todo lo que escribe.

    ResponderEliminar
  10. Y vengo hasta aquí para encontrar que el amanecer nocturno se llama Esther, que es una gran poeta ya lo sabía.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena Esther, fua! Te espera una vida poco convencional, y eso bajo mi punto de vista es algo extraordinario, si miras un poco a cada lado uno se da cuenta.

    El 90 es el límite, después de, echa a correr; colacao original y nada de turbo, sin mariconadas jajajaja

    Ah! en tu universidad hay unos másteres que me tientan mucho...

    Encantada de conocer un poquito más de ti.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. algunas palabras tienen alma, las evocas

    un abrazo y sigue así

    ResponderEliminar
  13. ¡Cómo no! Da gusto perderse por sus palabras que rozan mundos paralelos, entre el consciente y el subconsciente, entre lo racional y lo irracional. Es como pasar al otro lado del espejo, a veces da miedo descubrir lo que transmite entre líneas, por lo intenso, pero al cabo del tiempo te descubres pasando una y otra vez, atrapada.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  14. Me gusta este poema Esther, tambien tus amaneceres nocturnos. Ahora entiendo el porque de tus complicados y humanos versos.

    Mi bisabuelo fue un gran psicologo. Sabia casi por intuicion leer y escribir, pero vivio mas de 9 decadas y viajo por todo el mundo. Solo tenia que mirarte para conocer de que sufrias o que querias, y sus consejos llegaban justos y a medida. Creo que te hubiese gustado tomar unas clases con el o a el contigo. Le encantaba aprender.

    Te dejo un beso y se feliz!

    ResponderEliminar
  15. tu poema bello, como siempre.
    tu nombre, esther


    beso*

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡¡¡
    mira, ahora mismo sonrio y ando feliz.
    abrazos Esther.

    ResponderEliminar
  17. Es que es muy buena esta señorita...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta
    "No sé si eso es sangre,
    pero tus párpados están planos,
    vacíos,
    estáticos".

    ResponderEliminar
  19. Te encontré, llegué a este poema y me recordaste a esa flor que brota de una enredadera preciosa que cubre uno de los muros de mi casa, la Pasionaria (de belleza tan marciana).De niñas impregnábamos nuestros dedos con el polvo amarillo de sus estambres y nos lamíamos las yemas creyendo que ese polen tenía propiedades mágicas. Y la magia era verdad (como tus letras), una vez fecundada, la flor se inmolaba para convertirse en fruto, un saquito naranja lleno de lágrimas de sangre.

    ResponderEliminar